Make your own free website on Tripod.com

HISTORIA

    Tras haber escapado de la Lituania natal, Jenny y Sólomon Gorovitz ( primos devenidos en marido y mujer

) llevaban siete años instalados en Brooklyn cuando estaba por nacer su cuarto hijo. Después de tres 

varones, ellos esperaban a la  ansiada hija. Prendieron más de 30 velas rosas para tratar de quebrar la racha 

obtenida, pero no. Fue nuevamente un chico  y menos mal que hace ya 100 años la partera gritó varón. Por 

que, de lo contrario, sin Moe en la vida, los tres chiflados no hubieran sido tres. Ni chiflados.

Ni  exitosos.  sí. Es que, sin duda fue ese hombre el que siempre manejo los hilos del trío que 

institucionalizó el piquete de ojos en la TV.  A pesar de que Mosés Horwitz (el nuevo apellido familiar quedó 

para siempre por un error de los empleados de la aduana  de los Estados Unidos), la leyenda que tan mandamás  se 

lo veía en pantalla,  no fue la celine que sus padres esperaban. De pequeño lo trataban como a una 

niña, debido al ¨fracaso¨ de poder dar a luz a la tan ansiada niña de la familía. ¨ ¿ Como no  ser un experto 

en la locura ? ¨ se pregunto más de una vez, básicamente en su autobiografía. Moe nació  en la madrugada 

del 19 de junio de 1897 y cargó con ese apodo de por vida. Seis años después nació Curly, el último hijo 

de Jenny, un regordete de sonrisa franca convertido rápidamente en el  blanco de las bromas pesadas de 

sus hermanos. En esos tiempos de goma pegada en la cabeza del bebé, de tortazos en la cara, de pellizcos 

en la nariz, de martillazos y demás torturas caseras  comenzaban a gestarse lo que años más tarde 

brilló en las pantallas del mundo como las  aventuras de Los Tres Chiflados. En esa época de gags 

familieros, Moe todavía cargaba con la larga cabellera rizada que su madre le peinaba  empecinadamente 

como si de una niña se tratara. Pero a pesar de esa extraña imagen angelical que solo le duró 13 años, el

muchacho no tenía paz en las afueras de Brooklyn: Del bunker de los ex Gorovitz llovian desde clavos a 

crema pastelera.  Adentro, los malditos del  barrio reían. Afuera, empezaban a acumularse las denuncias

vecinales ante la autoridad de turno. En esos días ¨ movidos ¨, Moe con su grupo de amigos y uno de 

sus hermanos más grandes, Samuel ( Shemp ) decidieron pegar un salto más allá de la fachada. En realidad,

le dieron rumbo a la fama, pero por aquel entonces no tomaron conciencia del cambio. Moe, ya desde sus 16 

años con aires y talentos de líder, elaboró una obra de teatro negro para hacer pie en el vaudeville, del que 

se bajaron mucho tiempo después. Su primera película es de 1934, aunque no se sabe cuando darán su 

último espectáculo

Regresar a la página principal.